BLOG - DESPERTAR

8 claves para cambiar el observador que eres

Compartir:

Síguenos:
8 claves para cambiar el observador que eres

Durante el proceso de Coaching nos enfrentamos con los temas que trae el cliente y nuestro reto, a través de este proceso, consiste en acompañarle y guiarle en la solución.

En este “camino” que transitamos con el cliente, se producirán cambios en su observador, esto quiere decir “darse cuenta”, ante las preguntas que se irán haciendo durante la sesión de Coaching: 3 errores frecuentes en la sesión de coaching.

Hay que partir de que cada persona tenemos una mirada ante lo que nos ocurre y esto viene motivado por diferentes factores como: nuestra historia personal de vida, creencias, percepciones, cultura, lo inconsciente, nuestros juicios, hechos, como interpretamos las situaciones ante lo que nos ocurre…el guión aprendido desde nuestra infancia.

Es importante destacar que nuestro observador sigue un modelo mental, a través del cual ve y percibe el mundo que le rodea. 

A continuación, enumeramos como lo definen Peter Senge, científico estadounidense y director del Centro para el aprendizaje Organizacional en la Escuela de Administración Sloan de MIT y Robert Dilts, uno de los principales impulsores de la Programación Neurolingüística:

Peter Senge define los modelos mentales como supuestos profundamente arraigados, generalizaciones e imágenes que influyen sobre la manera de observar el mundo y, por lo tanto, también sobre la manera de actuar en él. 

Robert Dilts define “los mapas del mundo del observador se configuran, sobre todo, por lo que se percibe a través de los sentidos, es decir, de la experiencia sensorial de cada individuo”. 

Además, el individuo posee también una red interna que se construye a partir de experiencias generadas internamente, como son los pensamientos, las creencias, los valores y el sentido de sí mismo.

 

No sabemos CÓMO son las cosas, solo sabemos cómo las 

observamos o cómo las interpretamos.

 

A través del siguiente ejemplo, ocurrido durante una sesión de Coaching, podremos dar una mayor comprensión al contenido introductorio:

Anécdota de una sesión de coaching

En una ocasión, un cliente llegó con el siguiente tema a tratar en la sesión de Coaching:

Nueva llamada a la acción

“Me siento mal en el trabajo porque mi compañero, desde hace unas semanas se muestra serio y enfadado conmigo y apenas me responde cuando le hablo, a pesar de que yo no le he hecho nada y desde hace años que no conocemos nunca hemos tenido ningún problema anterior. A pesar de la situación, al principio todas las mañanas le saludaba al entrar a la oficina de forma amigable pero al no obtener ninguna respuesta por su parte pasado un tiempo, finalmente he decidido hacer lo mismo que hace él, no hablarle. Me gustaría superar esto y no pasarlo mal con la situación de estar sin hablar con él, porque me he dado cuenta que cuando vienen otras personas sí habla normal con ellas”.

Desde su mirada, el cliente ha tomado una decisión, “no hablar a su compañero de trabajo”, esto le hace sentirse mal y ante esta circunstancia su foco se ha puesto en solucionar su emoción: “no pasarlo mal con la situación de estar sin hablar con el compañero”, siendo el tema a tratar en la conversación con el coach. 

Ante este tema que trae el cliente, el coach se enfrenta a un objetivo en el que y a través de la sesión de coaching deberá ir indagando a través de la conversación y sus preguntas en la vivencia de su cliente, desde su mirada, desde la interpretación que ha hecho a lo ocurrido con su compañero de trabajo, esto le llevará a un cambio de observador a “darse cuenta” de cosas que ahora mismo no contempla en su modelo mental.

Las diferentes preguntas de la sesión finalmente le llevaron a darse cuenta que no se había acercado a su compañero y mostrado su malestar ante la situación de encontrarse con un compañero que no le saluda por la mañana y que se muestra serio y enfadado a diferencia de otros compañeros con los que sí habla, eran compañeros hace años y siempre había ido todo bien. 

En este punto, nos parece interesante recordar que la sesión transcurre hablando sobre el cliente, no hacemos coaching sobre el ausente.

Durante la sesión de Coaching, se acompañó al cliente a su observación, a continuación, te facilitamos algunas preguntas que formulamos para indagar en el tema del cliente y en su mirada:

¿Qué cosas piensas y sientes que no estás diciendo en determinada situación?,¿Qué dice esto de ti?,¿Qué es lo que pasa en ese momento cuando te pregunto…?

 

Como acción a llevar a cabo hasta la siguiente sesión, el cliente decidió hablar con su compañero desde su emoción, y trasladarle como se sentía ante lo que estaba ocurriendo y que no entendía. ¿Qué ocurrió tras la sesión de Coaching?

Al volver a la siguiente sesión, nos trasladó lo ocurrido con las acciones que se había propuesto realizar y,  ¿cuál fue su sorpresa? que se encontró con una persona que estaba pasando un mal momento en su vida, que no era capaz de hablarlo y que sin embargo ante su tristeza estaba esperando una reacción por su compañero de hace años. Llegó a la siguiente sesión con un objetivo cerrado, pero con la necesidad de trabajar otro objetivo, sus juicios para evitar estas situaciones. 

 A continuación, nos gustaría en base a la historia anterior y su desenlace, facilitaros 8 claves que te puedan aportar pistas para trabajar en el cambio de observador, esperamos te sean de utilidad.

 

Descárgate 8 claves para cambiar el observador que eres

 

8 claves apra cambiar el observador que eres

1.- La observación es una competencia, tanto por fuera como por dentro, la autoobservación permite evaluar mis acciones y mis resultados. Desde el observar desde el interior se podrán encontrar respuestas.

2.- Como observador puedo mirar unas cosas y otra no. Desde la sesión de Coaching trabajamos con el cliente para que mire las cosas de una forma distinta, para que encuentre nuevas soluciones a las situaciones que tienen y nos trasladan.

3.- Observar la “columna de la izquierda” .La columna de la izquierda es una técnica que ayuda a observar cómo operan los modelos mentales en situaciones particulares, sus contenidos llenos de juicios, interpretaciones, sensaciones y emociones, tanto positivas como negativas.

Cuando se habla de la “columna de la izquierda”  son todas aquellas cosas que nos pasan por la cabeza, cuando se  conversa o se viven situaciones determinadas. Cosas que, por evitar momentos incómodos o discusiones, no se atreven a expresar. 

La columna de la izquierda es la conversación interior, que camina entre lo que uno dice y lo que piensa. 

Destacar un aspecto a tener presente, la columna izquierda no es una elección, ocurre con independencia de la voluntad de la persona.

4.- Desde el cambio de observador, modificaremos pautas que nos harán crecer como personas. En el caso expuesto, el cliente ante la nueva mirada que elabora una vez que toma acción, decide trabajar sus juicios, esto le permitirá crecer y evolucionar como persona en las diferentes áreas de su vida, tanto personal como profesional.

5.- Nos ayudará a gestionar los conflictos como oportunidades para el aprendizaje, el cliente a través de la oportunidad que se dio de hablar con su compañero, pudo encontrar una realidad muy diferente a la que contemplaba y con ello aprender del conflicto. Este aprendizaje quedará incluido en él y ante nuevos conflictos que se presenten en su vida actuará con los recursos integrados en la sesión.

6.- Trabajar nuestras limitaciones, nos permitirán cambiar nuestra mirada, el observador que somos. El cliente, una vez que toma conciencia de lo que le limita, puede modificar los conflictos que le crean. 

7.- Observamos lo que distinguimos como algo diferente, en el momento que logramos distinguir entre las cosas, pasamos a que nuestra mirada se vea ampliada y de esta forma a modificar nuestras acciones. El cliente en este caso, había creado un juicio sobre lo que estaba pasando con su compañero. El juicio le estaba cerrando posibilidades con su compañero y no le permitía mejorar la situación que se había bloqueado y se está viviendo de forma negativa.

8.- No se trata de cambiar el hecho, sino la opinión sobre este hecho, tener presente que actuamos de acuerdo a nuestras vivencias y circunstancias, pero a través de las acciones podemos cambiarlas.

 

Descárgate 8 claves para cambiar el observador que eres

 

Desde HEBA, a través de nuestros programas de upskilling podrás abordar estos temas, y evolucionar tus competencias, con la adquisición de herramientas y recursos en el coaching. 

 

DESPIERTA una nueva nueva red de desarrollo humano. Conócenos:

www.hebaglobal.com